martes, 6 de abril de 2010

El día que quisimos "matar" a Palermo

Muchas veces en el fútbol se dice que el penal bien ejecutado es gol, con lo cual se le quita merito a los arqueros y se se enfoca mas sobre quien los patea. Generalmente uno piensa en que si el que toma la responsabilidad de patearlos es un goleador nato, no debería tener inconvenientes en convertirlos, pero la historia marca que en este hermoso deporte no hay verdades absolutas.

En la Copa América de Paraguay en 1999 , cuando en Luque se enfrentaban Argentina y Colombia por la fase de grupos no fue un encuentro más para Martín Palermo.

A los 5 minutos de partido, el goleador de Boca Juniors tuvo su primera chance de la tarde con un penal, pero su zurdazo saliò muy elevado por sobre el travesaño.

Cinco minutos despues, Ivàn Còrdoba no fallaría y por la misma via pondría en ventaja a Colombia por 1 a 0.

Cuando en el segundo tiempo Argentina no encontraba los caminos para conseguir la igualdad, el arbitro Ubaldo Aquino otorgò un segundo penal para los que dirigìa Bielsa; lejos de evadir la responsabilidad, Palermo volviò a patear (y a fallar), pero otra vez su remate saliò alto sobre el travesaño.

Luego de esta nueva frustraciòn en el encuentro, llegò el segundo gol colombiano a travès de Edwin Congo, pero aùn le faltaba un capitulo mas a esta película de terror, protagonizada por "El optimista del gol", que tras una falta que no le cometieron y el àrbitro interpretò que sì habìa sido falta, tuvo su tercera oportunidad desde los doce pasos, esta vez fue Calero el que le negò el grito, dejandolo en ridiculo ante los ojos del mundo por semejante y nefasto record que hoy es parte del libro Guiness.

La prensa nacional e internacional se encargò de acribillarlo y demonizarlo a pura crìtica y hacer que esa tarde del 4 de Julio de 1999 fuera inolvidable para su carrera y para todos los argentinos.

video

domingo, 4 de abril de 2010

El jeque que anulò un gol

Ocurriò en el mundial de España el 21 de junio de 1982 en el Estadio José Zorrilla de Valladolid.
En un partido del grupo D jugaban Francia y Kuwait.
El partido ya finalizaba con la victoria parcial de los galos por 3 a 1, con goles de Six, Platini y Tigana.
En ese momento, Alain Giresse ingresò al àrea sin oposiciòn kuwaitì y marcò el cuarto gol para Les Bleus.
Desde las gradas el emir Jaber Al-Ahmad Al-Sabah le pedìa a su equipo que se retire de la cancha, hasta que luego decidiò ingresar al campo de juego ante la mirada atònita de los espectadores y de la policìa, solicitando que el àrbitro anule el gol.
Como si esto fuera poco, luego de un largo momento de desconcierto, el arbitro soviètico Miroslav Stupar sorprendentemente acata lo que pide el emir decide anular el gol (que era totalmente vàlido) porque supuestamente desde la tribuna habìa sonado un silbato que los jugadores kuwaitìes tomaron como si hubiera sido del àrbitro y dejaron seguir la jugada sin tomar ninguna acciòn.
Mejor, te lo explican algunos protagonistas en el video:

Fuente:Youtube, Taringa



Videítos para entretenerse

Loading...